miércoles, 25 de febrero de 2009

Jueves 19 de marzo

Diario íntimo de Adela H Dirección: Francoise Truffaut Guión: Francoise Truffaut, Jean Grualult, Suzanne Schiffman Fotografía: Néstor Almendros Intérpretes: Bruce Robinson, Isabelle Adjani, Ivry Gitlis, Joseph Blatchley, Sylvia Marriot Nacionalidad: Francia Año: 1975 Duración: 99 min EL DIARIO ÍNTIMO DE ADELA H

Por: Luz Elena Monart

Colectivo Cinematria

Basado en hechos reales, el filme narra la historia de Adela H., hija del escritor francés Víctor Hugo. La película transcurre en Halifax, un puerto de Nueva Escocia —Canadá—, durante la guerra civil en el siglo XIX. Adela encarna el ideal del romanticismo con la estabilidad de sus ideales, en una época en la que la modernidad construye un “nuevo mundo”; es una mujer enamorada del amor, por ello no es un hombre lo que ella busca, es una ilusión, la materialización de sus anhelos, en la fantasía y el deseo del matrimonio, de todo lo que social y culturalmente ha sido el lugar asignado a la mujer. Enloquecida, pues, por el deseo, está dispuesta a dejarlo todo , renunciando incluso a sí misma ,para ir en busca de su amante.

Motivada por este amor y haciendo acopio de su gran capital cultural, su alma atormentada la lleva a la escritura y encuentra en ella un espacio de libertad, de fantasía, el único lugar donde sus sueños encuentran el hilo de lo posible, en el relato, en la relación epistolar, en la utilización de la palabra escrita en los medios —para manipular la “verdad”—, en su diario... allí donde se abre pero a la vez también se cierra la puerta a la realidad y se instala en la soledad de sus palabras.

La escritura y la palabra

La escritura es un espacio que brinda alternativas y opciones para muchas mujeres, pero no siempre sus autoras han tenido una vida reflejo de sus pensamientos, es el caso de Adela H., hija de este ilustre escritor y poeta, nacida y criada en medio de una rica vida intelectual, rodeada de libros y grandes personalidades, pero para quien el deseo —en este caso el amor— es más fuerte que la razón.

En Adela la palabra sufre la disyunción del ser cuya cognición es negada por la sensibilidad, en su escritura “comprometida” —el momentos con sus congéneres femeninas—, sus palabras pasan por el velo de la razón; pero la vida misma se convierte en una suma de deseos y pasiones incontrolables que la llevan a la locura misma. Y no obstante, es la palabra escrita la que posibilita que su vida perdure, llegue hasta nosotros a través del tiempo. Ahí está su fuerza.

Las otras mujeres

Y contra el imposible masculino, Adela encuentra en las mujeres protección y apoyo, la incondicionalidad del amor materno, los cuidados de ese amor que no sólo le profesa su madre, sino también otras mujeres que ven en ella un alma vulnerable y necesitada de cuidados.

A pesar de su loco deseo por un hombre coqueto y enamoradizo, Adela no ve en las otras mujeres que corteja, rivales ni enemigas; al contrario, ellas son de alguna manera las que pueden cumplir su sueño, sus aliadas, sus cómplices, son ellas las que pueden tener lo que ella no puede. Las otras, sus pares son también bellas y hermosas, ¿por qué no podrían gozar ellas también del amor y el deseo de su amante? Ese amante que ella no posee, que ella no puede tener, se alcanza a través de las otras.

video Videoclip "Una anciana francesa, una joven inglesa" Montaje: Lina A. Gaitán Vozz en off: Diana L. López Cinematria Cali-Colombia

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo vi esta película en un cine de Madrid, en la calle carretas, era un cine en el que se ejercía de alguna manera la prostitución, yo no lo sabía. Vi esta maravillosa película y todo a mi alrededor me parecía extraño, más tarde me enteré, yo llevaba sólo unos meses en Madrid y me gustaba mucho el cine, tenía poco dinero y la sesión era barata.

Copyright © 2014 Cinematria Cineclub Feminista | Published by Responsive blogger Templates